Incorporación temprana del método científico

Iniciando con una observación y finalizando con una conclusión, el método científico es una serie formal de pasos que los científicos utilizan para responder preguntas y resolver problemas. Al mismo tiempo, es una manera de pensar que la gente usa de manera informal desde una edad temprana.

Ya sea que se utilice formalmente o informalmente, el método científico siempre implica un experimento. Fomentar la experimentación es importante desde una edad muy temprana para ayudar en el proceso de aprendizaje. A medida que los niños maduran en su camino educativo, la experimentación se convierte en un proceso más formal que es integral para su desarrollo en las ciencias. Por ello es clave crear oportunidades para que sus hijos y estudiantes experimenten en lugar de solo ofrecer demostraciones.

Comprendiendo la diferencia

Al configurar tu plataforma cultural, diseñar tu plan de aprendizaje de ciencias o elegir qué actividades científicas ofrecer, es importante entender la diferencia entre una demostración y un experimento para poder ofrecer la oportunidad de hacer ambas cosas. Las demostraciones permiten a los niños trabajar de forma práctica con diferentes conceptos científicos mediante el uso de instrucciones que conducen a un resultado conocido. En un experimento, los niños tienen que usar los pasos del método científico para probar lo desconocido.

A menudo, cambiar las variables utilizadas en una demostración puede ayudar a convertirla en un experimento. Por ejemplo: mezclar bicarbonato de sodio y vinagre es una demostración de una reacción química. Probar diferentes proporciones de bicarbonato de sodio a vinagre para ver cuál produce la mayor reacción es un experimento.

¿Por qué el método científico es importante?

Tanto las demostraciones como los experimentos ayudan a mejorar las habilidades del funcionamiento ejecutivo, como seguir la dirección, observar y enfocar. Los experimentos tienen el beneficio adicional de requerir habilidades de planificación de proyectos, pensamiento crítico y resolución de problemas.

Cuando aprendes sobre el método científico, conectarás el proceso de resolución de problemas que utilizas todos los días con los pasos más formales que los científicos utilizan para evitar errores y sesgos cuando experimentan.

Esto puede sonar avanzado (o incluso aburrido para algunos), pero no tiene por qué significar memorizar los pasos sin contexto, como vemos en algunos entornos tradicionales. Aprender sobre el método científico puede comenzar simplemente con usar el vocabulario para describir cosas que ya estamos haciendo, por ejemplo, reconocer las partes del discurso de una oración con la caja gramatical.

Al aprender a incorporar los pasos del método científico desde el principio, tus hijos y estudiantes se prepararán para un futuro de experimentación y planificación de proyectos exitosos.

Artículos relacionados